Frases de Cumpleaños Para Sobrina

Tener sobrinos es algo más increibles que algún persona puede presenciar en su historia. Es, además, una fiesta para toda la familia. Principalmente, si cuando los tienes, eres aún joven para gozar con plenitud de su niñez y su cariño y aún no tienes hijos propios. Cuando observas a esos pequeños, siempre puedes observar en ellos cosas que te recuerdan a tus hermanos, a los integrantes de tu propia familia o a ti mismo y derramas en ellos tu cariño.

Quien tiene la suerte de haber tenido una sobrina, sabrá que llegas a quererla tanto como a tu propia hija, que es encantador estar siempre a su lado mientras crece. Frecuentemente, estas pequeñas criaturas, pueden llegar a contar con más seguridad con sus tíos que con sus propios padres. La relación es puede resultar algo muy particular con los tíos. Quizás porque se ven más cercanos en edad y están despojados de la especialidad caracteristica de sus padres, son vistos más como amigos que como familiares.

Ver crecer a una sobrina es una enorme vivencia. El contraste entre la niña y la mujer que va creciendo dentro de ella es tan impresionante como encantador.

Frases feliz cumpleaños sobrina

La preferible forma de exhibir todo tu amor a tu sobrina es dedicarle una bonita cita en el día de su cumpleaños. Oraciones en las que le muestras todo ese cariño que sientes por ella, bien cuando todavía son pequeñas, o en ese tiempo tan dinámico en el que, de a poco, van abandonando ese dulce reino de la niñez, para hacerse una linda mujercita. Siempre es sustancial estar al costado de ella en los instantes más indispensables de su historia, dedicándoles esas oraciones que recordará con melancolia a lo largo de toda su historia.

Si deseas inspirarte, para decir todo lo que sientes a tu querida sobrina, tienes muchos de ejemplos, completamente editables. Es muy fácil y bonito lograr que se sienta muy feliz en su mejor día, esa muñeca guardada desde hace tiempo en tu corazón. Son oraciones sentidas, de todo corazón, que se ajustan a tus superiores deseos y puedes mandarlas a través de todos los medios que la tecnología de hoy te facilita, desde el correo electrónico, los móviles, o las diferentes comunidades, tan frecuentadas hoy en día.

Que el retoño más bello de mi hermana
reciba mi calurosa felicitación,
esperando que disfrute de este día
feliz y llena de ilusión.
Te quiero, pequeña sobrina mía,
te lo digo desde el corazón.

Abre la puerta, sobrina,
que tu día va a comenzar.
Despierta de tus lindos sueños,
ilumínanos con tu despertar.
En este señalado día amanece
una vida entera llena de ilusión,
hermosos deseos que brotan
muy dentro del corazón.
¡Feliz cumpleaños!

Pregunté a la luna y el sol
si es amor lo que luce tu sonrisa
con tanta hermosura y emoción,
y los astros me confesaron,
entre destellos y caricias,
que sí, sin ninguna objeción.
¡Felicidades!

Ya llegó el día,
en cuya fecha naciste,
trayéndonos la alegría
y la alegría sin límite.
Un feliz cumpleaños te deseo
desde lo más hondo de mi ser,
con todo mi más sincero empeño
de que seas feliz hasta la vejez.

Por fin llegó el esperado día,
idéntico al que te hemos visto nacer,
llenándonos de júbilo y alegría,
floreciendo un nuevo amanecer.

Que tu sonrisa brille siempre
radiante de ilusión y felicidad.
Queremos que poseas presente
que a tu lado siempre nos tendrás.

Hoy todo es de color
hoy todo es alegría
Hoy todo brilla con fulgor
porque cumple años mi sobrina.
Qué bonita es esta estación
que en tranquilidad te vio nacer.
Qué hermosa es la ilusión
de verte sonreír cada amanecer

En este nuevo día que me desvela
te deseo la más grande felicidad,
que te dure la vida entera
rodeada de amor y paz.
Es hermoso que cada año
vea tu sonrisa brillar,
con eso yo ya me apaño
no puedo soliciar más.

Sé valeroso frente los problemas
celebra la vida sin cesar.
Queremos verte siempre contenta,
sin parar ni un momento de disfrutar.
No olvides si te llega la tristeza
que tu tío y tu tía te apoyarán,
procurando que en ti permanezca
el fuerte deseo de seguir.
¡Feliz cumpleaños!

Hoy te mando destellos de luz y felicidad,
para que ríos de amor inunden tu vida.
Que todos tus deseos se vuelvan realidad
y que en tu rostro impere una sonrisa.
¡Felicidades!

No existe ni pequeño ni enorme obsequio,
sino festejar este día en compañía,
recibiendo con los tuyos el amparo
de una vida colmada de alegría.

Hay una hermosa jovencita
que nos ilumina con su resplandor.
Todas las penas se olvidan
si nos llega de cerca su calor.
Muchas felicidades, sobrina.

De un hermoso día,
un hermoso amanecer.
Un año más de vida
muchos más por tener.
Preparemos el festejo
con alegría y exitación.
Valoremos el recuerdo
del día que te vio nacer

Una mañana surgió del silencio
un acorde lleno de color,
y se propagó con el viento
que alegra nuestro corazón.
La guitarra a este día nuevo
felicidades le susurró

Brotan pensamientos,
ilusiones y anhelos
de ver crecer un nuevo día
con tu hermosa compañía.
Te ofrezco este humilde regalo
por tenerte un momento en mi regazo.
¡Felicidades!

Aún recuerdo, sobrina, como me manchabas de papilla cuando eras pequeña.
Hoy eres toda una mujercita, pero siempre quedarán marcadas en mi corazón,
esas dulces señales de mi niña.
¡Felicidades!

Hoy que es tu cumpleaños,
tu tío quiere confesarte una cosa.
Cuando te contaba cuentos de princesas, tú eras siempre la que vivías en esos castillos.
¡Felicidades, princesa!

Cuando naciste, sobrina,
algo pequeñito se sembró en mi corazón.
Hoy que es tu cumpleaños y eres grande,
quiero que sepas que has ocupado totalmente ese corazón.

¡Feliz cumple, sobrina!
Tu tío te quiere una extendida y feliz vida,
peinando esa hermosa cabellera en oposición al espejo de tu habitación.

Cuando naciste, tú fuiste
la cosita más pequeña que alegró mi corazón.
Me diste tanto, sobrina, que hoy yo te felicito,
y te doy las gracias por consiguiente amor.

Querría decirte las cosas más bellísimas en el día de tu cumpleaños.
Pero tu tío no pudo hallar nada tan bonito como tú: ¡Felicidades, preciosa!

Fuiste el más destacable obsequio que jamás me habían hecho.
Muchas felicidades y gracias por estar ahí, mi querida sobrina.

Me hiciste tantas travesuras, trastadas y rabietas durante tu vida, sobrina,
que hoy solo puede decirte: gracias por hacerme tan feliz y ¡felicidades!

Hace tan poco llevabas pañales
y hoy, día de tu cumpleaños, eres toda una señorita.
Nos haces viejos, sobrina,
pero, más que nada, nos haces muy contentos.

Cuando naciste me sentí celoso de tus padres, por tener algo tan bonito.
Pero, después comprendí que queriéndote también te compartía. Gracias, sobrina y muchas felicidades en tu día.

Te haces grande sobrina
y por el momento no tenemos la posibilidad de llevarte de la mano.
Pero, siempre vamos a estar a tu lado,
en tu extendida vida de amor, suerte y felicidad.

Recuerdo aún cuando te llevaba en brazos y me sonreías.
Ya eres grande y por eso, hoy, al felicitarte en tu cumpleaños,
quiero que me regales otra vez tu sonrisa.

Esa niña tan linda y tan querida,
se nos fué realizando mujer, día tras día.
Hoy, con mi felicitación y mi alegría,
te diré que tu tío siempre te querrá como a aquella cría.

Desde lo más prominente de las torres del castillo de arena que hacíamos en la playa,
desde detrás de los rizos de la muñeca que peinabas mientras me sonreías,
hoy tu tío te dice ¡feliz cumpleaños! y muchas gracias por regalarme tu alegría.

Cuando naciste, sobrina,
todos veíamos en tu rostro los aspectos propios de la familia.
Hoy en el día de tu cumpleaños,
llevas grabada, en esa cara, el orgullo y la ilusión de todos los que te deseamos.

Mi querida sobrina,
te vi nacer, te vi crecer, te vi.
Hoy cumples años
y te deseo por siempre esa feliz.

Hasta recientemente corrías por los prados
cuando antes gateabas por todos los lugares.
Y así pasaron hasta este día los años.
¡Feliz aniversario!

Un día me dijeron que tía iba a ser,
que una sobrina a bien iba a nacer.
Así fue, de hecho, para mi exitación,
ver a mi tesoro al año y al mes.
¡Feliz cumpleaños!, mi prenda, diez.

Hoy hace muchos años que mi sobrina nació…
A su casa voy con mis regalos almacenados,
que espero sean de su gusto, del propio
y también del ajeno: de padres y abuelos.
¡Feliz cumpleaños!, mi niña, tesoro.

Guardo en mi corazón un huequito muy particular,
el cual lo rellena un ser verdaderamente angelical.
Responde siempre al nombre de ¡sobrina mía!
y en verdad que es muy querida en la familia.
¡Feliz enorme día este!

Ya que resulta que mi sobrina este día nació
llenándonos de enorme orgullo y satisfacción.
Y, aunque en verdad de la nobleza no sea,
aquí hermosa princesa bien se la considera.
¡Feliz cumpleaños, alteza!

Para ti, los montes, los ríos,
el cielo y el cariño parental todo.
Eres de la familia, sobrina,
y en fecha tan señalada
bien te mereces regalos mil.
¡Feliz cumpleaños, beldad!

Papá y mamá están aquí;
abuelo y abuela, también.
Todos juntos celebraremos
el cumpleaños de mi sobri.
¡Feliz aniversario, enana!

¡Qué día tan espectacular el de hoy!
En fecha tan señalada nació mi sobrina.
Por ello vamos a ordenar una enorme fiesta
con globos, payasos, tartas y bengalas.
¡Feliz cumpleaños, mi reina!

Te deseo felicidad completa y alegría máxima
en el enorme día de tu santo bienaventurado.
¡Serás lo que tú desees ser, ya que demuestras
energía, ganas y entereza a raudales!
¡Que goces de una día inolvidable, sobrina!

Desde lo más hondo de mi corazón,
desde la pura entraña de mi alma,
casi como un grito o exclamación,
te exhalo mi deseo más colmado:
¡feliz cumpleaños, sobrina mía!

¡Feliz, feliz en este día!
Sobrina, que el Señor te bendiga,
y los santos en ti aniden
en forma de buenos sentimientos.

¡Felicidades, tesoro, sobrina!
A tu casa iremos y te colmaremos
de prebendas miles, de las físicas
y de las espirituales, inmateriales,
como el cariño, el sentimiento y la esa.

Nos deparas alegrías mil
todos los días, sobrina,
pero hoy resulta el culmen
pues es tu cumpleaños.
¡Felicidades a lo grande!

En este día tan especial
honrados estamos en verdad todos
de verte así rodeada
de tus conocidos cercanos al terminado.
Cantemos todos juntos: ¡feliz cumpleaños!

Tener sobrinos es algo más increibles que algún persona puede presenciar en su historia. Es, además, una fiesta para toda la familia. Principalmente, si cuando los tienes, eres aún joven para gozar con plenitud de su niñez y su cariño y aún no tienes hijos propios. Cuando observas a esos pequeños, siempre puedes observar en ellos cosas que te recuerdan a tus hermanos, a los integrantes de tu propia familia o a ti mismo y derramas en ellos tu cariño.

Quien tiene la suerte de haber tenido una sobrina, sabrá que llegas a quererla tanto como a tu propia hija, que es encantador estar siempre a su lado mientras crece. Frecuentemente, estas pequeñas criaturas, pueden llegar a contar con más seguridad con sus tíos que con sus propios padres. La relación es puede resultar algo muy particular con los tíos. Quizás porque se ven más cercanos en edad y están despojados de la especialidad caracteristica de sus padres, son vistos más como amigos que como familiares.

Ver crecer a una sobrina es una enorme vivencia. El contraste entre la niña y la mujer que va creciendo dentro de ella es tan impresionante como encantador.

La preferible forma de exhibir todo tu amor a tu sobrina es dedicarle una bonita cita en el día de su cumpleaños. Oraciones en las que le muestras todo ese cariño que sientes por ella, bien cuando todavía son pequeñas, o en ese tiempo tan dinámico en el que, de a poco, van abandonando ese dulce reino de la niñez, para hacerse una linda mujercita. Siempre es sustancial estar al costado de ella en los instantes más indispensables de su historia, dedicándoles esas oraciones que recordará con melancolia a lo largo de toda su historia.

Si deseas inspirarte, para decir todo lo que sientes a tu querida sobrina, tienes muchos de ejemplos, completamente editables. Es muy fácil y bonito lograr que se sienta muy feliz en su mejor día, esa muñeca guardada desde hace tiempo en tu corazón. Son oraciones sentidas, de todo corazón, que se ajustan a tus superiores deseos y puedes mandarlas a través de todos los medios que la tecnología de hoy te facilita, desde el correo electrónico, los móviles, o las diferentes comunidades, tan frecuentadas hoy en día.

Que el retoño más bello de mi hermana
reciba mi calurosa felicitación,
esperando que disfrute de este día
feliz y llena de ilusión.
Te quiero, pequeña sobrina mía,
te lo digo desde el corazón.

Abre la puerta, sobrina,
que tu día va a comenzar.
Despierta de tus lindos sueños,
ilumínanos con tu despertar.
En este señalado día amanece
una vida entera llena de ilusión,
hermosos deseos que brotan
muy dentro del corazón.
¡Feliz cumpleaños!

Pregunté a la luna y el sol
si es amor lo que luce tu sonrisa
con tanta hermosura y emoción,
y los astros me confesaron,
entre destellos y caricias,
que sí, sin ninguna objeción.
¡Felicidades!

Ya llegó el día,
en cuya fecha naciste,
trayéndonos la alegría
y la alegría sin límite.
Un feliz cumpleaños te deseo
desde lo más hondo de mi ser,
con todo mi más sincero empeño
de que seas feliz hasta la vejez.

Por fin llegó el esperado día,
idéntico al que te hemos visto nacer,
llenándonos de júbilo y alegría,
floreciendo un nuevo amanecer.

Que tu sonrisa brille siempre
radiante de ilusión y felicidad.
Queremos que poseas presente
que a tu lado siempre nos tendrás.

Hoy todo es de color
hoy todo es alegría
Hoy todo brilla con fulgor
porque cumple años mi sobrina.
Qué bonita es esta estación
que en tranquilidad te vio nacer.
Qué hermosa es la ilusión
de verte sonreír cada amanecer

En este nuevo día que me desvela
te deseo la más grande felicidad,
que te dure la vida entera
rodeada de amor y paz.
Es hermoso que cada año
vea tu sonrisa brillar,
con eso yo ya me apaño
no puedo soliciar más.

Sé intrépido frente los problemas
celebra la vida sin cesar.
Queremos verte siempre contenta,
sin parar ni un momento de disfrutar.
No olvides si te llega la tristeza
que tu tío y tu tía te apoyarán,
procurando que en ti permanezca
el fuerte deseo de seguir.
¡Feliz cumpleaños!

Hoy te mando destellos de luz y felicidad,
para que ríos de amor inunden tu vida.
Que todos tus deseos se vuelvan realidad
y que en tu rostro impere una sonrisa.
¡Felicidades!

No existe ni pequeño ni enorme obsequio,
sino festejar este día en compañía,
recibiendo con los tuyos el amparo
de una vida colmada de alegría.

Hay una hermosa jovencita
que nos ilumina con su resplandor.
Todas las penas se olvidan
si nos llega de cerca su calor.
Muchas felicidades, sobrina.

De un hermoso día,
un hermoso amanecer.
Un año más de vida
muchos más por tener.
Preparemos el festejo
con alegría y exitación.
Valoremos el recuerdo
del día que te vio nacer

Una mañana surgió del silencio
un acorde lleno de color,
y se propagó con el viento
que alegra nuestro corazón.
La guitarra a este día nuevo
felicidades le susurró

Brotan pensamientos,
ilusiones y anhelos
de ver crecer un nuevo día
con tu hermosa compañía.
Te ofrezco este humilde regalo
por tenerte un momento en mi regazo.
¡Felicidades!

Aún recuerdo, sobrina, como me manchabas de papilla cuando eras pequeña.
Hoy eres toda una mujercita, pero siempre quedarán marcadas en mi corazón,
esas dulces señales de mi niña.
¡Felicidades!

Hoy que es tu cumpleaños,
tu tío quiere confesarte una cosa.
Cuando te contaba cuentos de princesas, tú eras siempre la que vivías en esos castillos.
¡Felicidades, princesa!

Cuando naciste, sobrina,
algo pequeñito se sembró en mi corazón.
Hoy que es tu cumpleaños y eres grande,
quiero que sepas que has ocupado totalmente ese corazón.

¡Feliz cumple, sobrina!
Tu tío te quiere una extendida y feliz vida,
peinando esa hermosa cabellera en oposición al espejo de tu habitación.

Cuando naciste, tú fuiste
la cosita más pequeña que alegró mi corazón.
Me diste tanto, sobrina, que hoy yo te felicito,
y te doy las gracias por consiguiente amor.

Querría decirte las cosas más bellísimas en el día de tu cumpleaños.
Pero tu tío no pudo hallar nada tan bonito como tú: ¡Felicidades, preciosa!

Fuiste el más destacable obsequio que jamás me habían hecho.
Muchas felicidades y gracias por estar ahí, mi querida sobrina.

Me hiciste tantas travesuras, trastadas y rabietas durante tu vida, sobrina,
que hoy solo puede decirte: gracias por hacerme tan feliz y ¡felicidades!

Hace tan poco llevabas pañales
y hoy, día de tu cumpleaños, eres toda una señorita.
Nos haces viejos, sobrina,
pero, más que nada, nos haces muy contentos.

Cuando naciste me sentí celoso de tus padres, por tener algo tan bonito.
Pero, después comprendí que queriéndote también te compartía. Gracias, sobrina y muchas felicidades en tu día.

Te haces grande sobrina
y por el momento no tenemos la posibilidad de llevarte de la mano.
Pero, siempre vamos a estar a tu lado,
en tu extendida vida de amor, suerte y felicidad.

Recuerdo aún cuando te llevaba en brazos y me sonreías.
Ya eres grande y por eso, hoy, al felicitarte en tu cumpleaños,
quiero que me regales otra vez tu sonrisa.

Esa niña tan linda y tan querida,
se nos fué realizando mujer, día tras día.
Hoy, con mi felicitación y mi alegría,
te diré que tu tío siempre te querrá como a aquella cría.

Desde lo más prominente de las torres del castillo de arena que hacíamos en la playa,
desde detrás de los rizos de la muñeca que peinabas mientras me sonreías,
hoy tu tío te dice ¡feliz cumpleaños! y muchas gracias por regalarme tu alegría.

Cuando naciste, sobrina,
todos veíamos en tu rostro los aspectos propios de la familia.
Hoy en el día de tu cumpleaños,
llevas grabada, en esa cara, el orgullo y la ilusión de todos los que te deseamos.

Mi querida sobrina,
te vi nacer, te vi crecer, te vi.
Hoy cumples años
y te deseo por siempre esa feliz.

Hasta recientemente corrías por los prados
cuando antes gateabas por todos los lugares.
Y así pasaron hasta este día los años.
¡Feliz aniversario!

Un día me dijeron que tía iba a ser,
que una sobrina a bien iba a nacer.
Así fue, de hecho, para mi exitación,
ver a mi tesoro al año y al mes.
¡Feliz cumpleaños!, mi prenda, diez.

Hoy hace muchos años que mi sobrina nació…
A su casa voy con mis regalos almacenados,
que espero sean de su gusto, del propio
y también del ajeno: de padres y abuelos.
¡Feliz cumpleaños!, mi niña, tesoro.

Guardo en mi corazón un huequito muy particular,
el cual lo rellena un ser verdaderamente angelical.
Responde siempre al nombre de ¡sobrina mía!
y en verdad que es muy querida en la familia.
¡Feliz enorme día este!

Ya que resulta que mi sobrina este día nació
llenándonos de enorme orgullo y satisfacción.
Y, aunque en verdad de la nobleza no sea,
aquí hermosa princesa bien se la considera.
¡Feliz cumpleaños, alteza!

Para ti, los montes, los ríos,
el cielo y el cariño parental todo.
Eres de la familia, sobrina,
y en fecha tan señalada
bien te mereces regalos mil.
¡Feliz cumpleaños, beldad!

Papá y mamá están aquí;
abuelo y abuela, también.
Todos juntos celebraremos
el cumpleaños de mi sobri.
¡Feliz aniversario, enana!

¡Qué día tan espectacular el de hoy!
En fecha tan señalada nació mi sobrina.
Por ello vamos a ordenar una enorme fiesta
con globos, payasos, tartas y bengalas.
¡Feliz cumpleaños, mi reina!

Te deseo felicidad completa y alegría máxima
en el enorme día de tu santo bienaventurado.
¡Serás lo que tú desees ser, ya que demuestras
energía, ganas y entereza a raudales!
¡Que goces de una día inolvidable, sobrina!

Desde lo más hondo de mi corazón,
desde la pura entraña de mi alma,
casi como un grito o exclamación,
te exhalo mi deseo más colmado:
¡feliz cumpleaños, sobrina mía!

¡Feliz, feliz en este día!
Sobrina, que el Señor te bendiga,
y los santos en ti aniden
en forma de buenos sentimientos.

¡Felicidades, tesoro, sobrina!
A tu casa iremos y te colmaremos
de prebendas miles, de las físicas
y de las espirituales, inmateriales,
como el cariño, el sentimiento y la esa.

Nos deparas alegrías mil
todos los días, sobrina,
pero hoy resulta el culmen
pues es tu cumpleaños.
¡Felicidades a lo grande!

En este día tan especial
honrados estamos en verdad todos
de verte así rodeada
de tus conocidos cercanos al terminado.
Cantemos todos juntos: ¡feliz cumpleaños!

Deja un comentario